martes, 26 de octubre de 2010

Importancia de los Pantanos de Villa


Para el establecimiento de un Área Natural Protegida se debe tener claramente identificado el objetivo de su creación, que puede ser la protección de un ecosistema con nula o poca intervención humana, a fin de mantener inalterables los procesos ecológicos, especies o ecosistemas; o el mantenimiento de servicios ambientales que el área provee a la población. Es decir, el área debe contener valores biológicos, ecológicos, ambientales y/o culturales que ameriten la importancia de reconocerla como una zona prioritaria para su conservación.
También es importante señalar la localización exacta y su accesibilidad, para lo cual es necesario contar con la cartografía correspondiente, así como con la memoria descriptiva detallada. Asimismo, el expediente debe señalar las amenazas existentes que originan presión en el área y por consiguiente la necesidad o urgencia de su protección.

Importancia de los Pantanos de Villa

Importancia económica, Algunos pobladores aprovechan la totora que crece en los pantanos para elaborar canastos, bolsos y algunos otros artículos decorativos. Es una pequeña fuente de turismo; ya que recibe la visita de algunos turistas y estudiantes.
Importancia didáctica, Los Pantanos de Villa sirven como una pequeña fuente de investigación para estudiantes de los distintos colegios de Lima y de algunas universidades.
Importancia ecológica, Conserva una biodiversidad de especies. Es un hábitat natural que muy bien puede servir a generaciones para que puedan ver de cerca un ecosistema. También actúa como un pulmón de la agitada ciudad, purificando el aire.






Antecedentes de Estudio

El caso Lucchetti, una de las mayores controversias jurídicas, sociales y ecológicas que ha vivido el Perú
El Caso Lucchetti es la denominación de un caso judicial, con aristas políticas en Chile y Perú, relacionado con la construcción y posterior cierre de una fábrica de "Lucchetti Perú SA", de capitales chilenos cuyos dueños administraban hasta el 2004 la empresa chilena Lucchetti. La fábrica está situada al sur de Lima, Perú, frente al Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa.

La batalla entre la Municipalidad de Lima Metropolitana y la empresa chilena Luchetti comenzó el 4 de julio de 1996. La empresa Lucchetti Peru S. A. preguntó al Municipio de Chorrillos si podía o no levantar una fábrica de tallarines y pastas en los lotes 1 y 2 de la avenida Prolongación Huaylas, al costado de la fábrica Mimosa.

Pedro Solano, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), señaló que la empresa chilena decidió estar en la zona de pantanos de Villa porque querían dar a entender que su producto era muy limpio, el tema de la convivencia con la vida silvestre, las aves, era parte de la imagen que Lucchetti quería dar a sus productos".
Así, se presentaron los planos, se aprobaron las solicitudes de construcción: el proyecto ya estaba en camino. Pero a fines de 1997, la Municipalidad de Lima decidió revisar la autorización y nombrar una comisión investigadora para el caso Lucchetti. Para el Municipio, los permisos de construcción otorgados no se habían ajustado a la ley.
En enero de 1998, la alcaldía limeña, bajo la dirección de Alberto Andrade, anuló las autorizaciones otorgadas para la construcción de la fábrica, argumentando razones ambientales y corrupción de funcionarios. Al mes siguiente, el Juzgado de Derecho Público de Lima falló a favor de la empresa, permitiendo la finalización de las obras, lo que permitió que la industria funcionara a su plena capacidad para inicios de 1999.

Uno de los principales argumentos de la Municipalidad contra Lucchetti fue que a la empresa no le correspondía la calificación de industria liviana, sino la de gran industria.
El argumento de la comuna limeña fue que el volumen de producción, la gran infraestructura de la compañía chilena y, sobretodo, la orientación de Lucchetti al mercado nacional y regional la calificaban de ese modo, es decir, como gran industria. Por lo tanto, era imposible construir la fábrica frente a los Pantanos de Villa, zona en donde sólo pueden operar compañías con calificación de industria liviana.
El segundo argumento fue el del impacto ambiental. El Municipio de Lima presentó diversos informes que indicaban que Lucchetti infringía normas de ecología y que su construcción dañaría el medio ambiente.
A pesar de las observaciones, Lucchetti inició la construcción de su fábrica sin contar con un estudio de impacto ambiental verificado por el Instituto Nacional de Recursos Naturales, INRENA.

Originalmente los humedales de los Pantanos de Villa tenían una extensión de 5000
hectáreas. Por una suma de factores, ésta se ha reducido continuamente hasta llegar hoy en día a un área menor a las 400 has.

La reducción del área de los pantanos ha tenido tres causas principales:
- La urbanización: parte de las áreas, al no estar declaradas ni inscritas por el Estado fueron urbanizadas, sometiéndolas previamente a un sistema de drenaje para facilitar su habilitación urbana.
- La ampliación de la carretera Panamericana sur en la prolongación de la Av. Huaylas Chorrillos. Esta ampliación destruyó parte del área central de los Pantanos, segmentándolos en dos partes y ocasionando graves impactos en el ecosistema.
- La industrialización de las zonas aledañas, que altera permanentemente el ambiente de los Pantanos.

Este es el marco en el que se inserta el caso Luchetti. Sus especiales características, el peculiar desarrollo del proceso, así como la diversidad de consecuencias que provocó, hacen que sea un caso particularmente ilustrativo en la relación a lo que significa incidencia política.

Planteamiento del problema
¿Cuáles son las principales causas del deterioro ambiental en los Pantanos de Villa y cuáles son sus consecuencias?
Las plantas, aves, insectos y demás especies vivientes aprovechan el aire que proporciona la atmósfera. La relación flora y fauna también se da de múltiples maneras; los colibríes y los insectos actúan como medios de polinización del junco, la totora, etc.; algunas especies animales se alimentan de algunas plantas del lugar.

El suelo provee arcilla, minerales, sales; elementos necesarios para el desarrollo de la flora. Además de ello los suelos sirven de soporte del pantano y las plantas. El hombre también lo aprovecha, cuando construye viviendas en los alrededores.

El agua crea las condiciones necesarias para la vida. Actúa como ente reguladora del clima reteniendo el calor y de esta manera mantiene una adecuada temperatura. Sirve como medio de desplazamiento para las aves y los peces. Transporta sedimentos que son buenos para el crecimiento de las plantas.

Por otro lado, está la actividad del hombre con la intención de disecar el pantano con la finalidad de aprovechar los suelos, ya sea construyendo viviendas, fábricas o clubes. A través de bombas extrae el agua y las canaliza, de esta manera trata de mantener el nivel de agua de la zona. El problema radica en que toda esta actividad humana se da de manera improvisada, pues, se rellena los pantanos con desmontes, basuras, lo cual atenta de manera más agresiva contra la flora y fauna.

El Estado participa en su cuidado y protección, siendo el SERNANP el Ente Rector y autoridad nacional de las áreas naturales protegidas el encargado de su gestión, monitoreo y control. Además participan diversos organismos locales (Municipalidad de Chorrillos y Municipalidad de Lima), entre otros. Pero es paradójico, ya que Los Pantanos de Villa se encuentran en un abandono casi total. Pues hay que esperar que de buena gana, estas instituciones, o más bien quienes las representen, se pongan de acuerdo y pongan fin al abandono y descuido del pantano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada